Una avispa velutina pica a un agricultor y muere a los 10 minutos

Este agricultor, mientras recolectaba su cosecha, halló un nido de avispa velutinas que, alteradas, le picaron a él y a su mujer. Él falleció a los 10 minutos.

Un hombre de 73 años ha muerto en el municipio pontevedrés de Poio, en Galicia, después de ser picado por una avispa velutina. Poco después del suceso, el 061 movilizó un helicóptero medicalizado que se desplazó de urgencia a la parroquia de Raxó para tratar de salvar la vida de la víctima. También, la central de emergencias 112 dio aviso a los GES de Sanxenxo, la Guardia Civil, la Policía Local y los voluntarios de Protección Civil de Poio.

Según relatan a Europa Press fuentes de los cuerpos de seguridad, el hombre había acudido por la mañana junto a su esposa a una finca próxima a su vivienda, situada en la rúa da Serpe. Fue allí donde ambos recibieron las picaduras de las avispas velutinas. El hombre falleció a pesar de que los sanitarios desplazados en el helicóptero con base en Santiago practicaron maniobras de reanimación durante tres cuartos de hora. La mujer no reaccionó de la misma manera a la picadura y su vida no entraña peligro.

Este suceso tiene lugar después de que el pasado domingo 10 de mayo otro hombre de 54 años muriese en Santiago, también tras haber sufrido la picadura de una avispa velutina en el entorno de su vivienda. Este vecino de la capital de Galicia, en concreto de la parroquia rural de Roxos, junto a la carretera de Noia, era aficionado a la apicultura y se encontraba junto a unas colmenas de su propiedad cuando fue atacado. Estaba acompañado por un vecino que no fue atacado, pero el fallecido recibió al menos una picadura en una ceja. El nido de velutinas era de pequeñas dimensiones y se había acoplado a una de las colmenas de la víctima.

MURIÓ EN TAN SÓLO 10 MINUTOS

Como narra el medio El Español, aquella jornada como muchos días, Manolo Quiñones (73 años) se levantó temprano junto a su mujer, Carmen, para pasear por su finca de la parroquia de Raxó, en Poio (Pontevedra). Este domingo, además, el buen tiempo regía en la aldea gallega por lo que Manolo decidió ir a recoger unas semillas acompañado de su esposa. Pero la mala fortuna se ensañó con este jubilado, ya que mientras recolectaba los granos halló un nido de avispas velutinas -o asiáticas- que, alteradas, picaron a este hombre y a su mujer. Él, alérgico al veneno de este insecto, falleció a los 10 minutos de la picadura, sobre las 10 de la mañana. Ella sobrevivió.

J.M.J. - Redacción Todo de Campo

Somos un portal dedicado a la agricultura y a la maquinaria agrícola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *