Ocho valores que un niño que se empapa de la agricultura desde pequeño aprenderá para siempre y los demás no

A continuación te proponemos ocho valores que un niño que vive la agricultura desde pequeño aprenderá para siempre y los demás no. 

Por José María Jiménez G.

Enseñar la agricultura a un niño es una de las cosas que más enorgullece a un agricultor no sólo porque es el oficio que más amas, sino porque es el que más dignifica tus días, el que más llena tu alma y uno de los más honrados que existen en el planeta tierra. Por eso a continuación te proponemos ocho valores que un niño que vive la agricultura desde pequeño aprenderá para siempre y los demás no. 

  1. El valor del trabajo. Si un agricultor lleva siempre algo consigo ese es el valor del trabajo. Nunca conseguirás nada si no luchas por ello a ase de horas y horas montado en tu tractor, cogiendo tu pala o haciendo gestiones para que todas tus fincas salgan adelante. Es algo que tenemos que tener muy en cuenta a la hora de enseñar a nuestros hijos el oficio de la agricultura.
  2. El valor del esfuerzo. Ya puedes estar mil horas en el campo, que si no llevas contigo y en tu mente el valor del esfuerzo, de nada servirá. Eso es lo que te hará fuerte a la hora de la adversidad.  
  3. El valor de la constancia. Nunca es suficiente cuando el trabajo no está terminado. Ser constante a lo largo de los días es una pieza clave para entender y comprender que este es un trabajo en el que hay que estar siempre pendiente de las cosas. De nada sirve si hoy plantas veinte hectáreas enteras de maíz y mañana no te preocupas en regarlo ni en seguir su evolución.
  4. A veces la derrota también forma parte de la batalla. Una plaga, una sequía, un temporal, una tormenta de granizo… pueden llevar al traste toda tu cosecha en tan sólo unos segundos, pero recuerda que siempre, siempre, hay un hilo y una luz de esperanza en el futuro. Saldrás adelante porque tu esfuerzo te avala, no lo olvides.
  5. A tener a sus padres como ejemplo de todo. Tus padres o tutores siempre han sido los que te han inculcado el amor por el campo. Tus antepasados, como tus abuelos, han sido clave a lo largo de tu vida en enseñarte todo lo que sabes, por tanto nunca los olvides y siente orgullo de ellos.
  6. A ser libre, pero organizado. Gran parte de los agricultores son autónomos, lo que le da cierta libertad, pero también hay que tener buena cabeza y organización para saber adaptarte a los tiempos y a los distintos días de la semana.
  7. A amar la naturaleza. El medio ambiente es clave y por eso un agricultor es el mejor ecologista que puedes encontrar: ama la naturaleza como nadie y se preocupa por ella como el mejor ecologista.
  8. A nunca darse por vencido. Darse por vencido es lo último que puedes hacer. Nunca lo hagas porque echarás por tierra tu trabajo de mucho tiempo atrás.

«Mi sueño es ser agricultor»: el vídeo de un niño que merece compartirse en todo el mundo

niño agricultor

«Soy Javier Herrero y quiero ser agricultor». Son las sinceras palabras de un niño de Valladolid explicando a lo que se quiere dedicar de mayor. «Me apasiona el campo desde los tres años, tengo tíos que son agricultores y ellos también me enseñan mucho. Voy a estudiar ingeniería agrícola para saber de maquinaria, que es lo que más me importa. Sé que esta profesión no es un juego y es difícil, pero para mí no es un obstáculo», señala el joven.

«Mi sueño es ser agricultor. Para casi todos los alimentos necesitamos a los agricultores: un bombero te salva la vida, pero la agricultura te alimenta. He echado horas y horas en verano en el tractor, en la cabina. Me gusta mucho hacerlo. Veo, me explica cómo es todo…», añade. Te lo mostramos en este enlace.

J.M.J. - Redacción Todo de Campo

Somos un portal dedicado a la agricultura y a la maquinaria agrícola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *