¿Tractor autónomo o agricultura tradicional? Pros y contras de una controversia para el futuro del sector

Por un lado, hay quien piensa que esto quita lógicamente puestos de trabajo a los agricultores tradicionales; por otro, hay muchos usuarios que ven en este tipo de maquinaria una forma de reinventarse y de mirar al futuro.

Por: J. M. Jiménez – Foto: CASE IH

El debate sobre tractores autónomos sí o no está en el candelero desde hace unos días. Las redes sociales no paran de comentar sobre los puntos a favor y en contra de esta nueva forma de trabajar grandes extensiones agrícolas en todo el mundo.

Por un lado, hay quien piensa que esto quita lógicamente puestos de trabajo a los agricultores tradicionales; por otro, hay muchos usuarios que ven en este tipo de maquinaria una forma de reinventarse, de mirar al futuro y de embaucar nuevos proyectos agrarios.

El tractor autónomo, sin duda, puede conseguir que estés trabajando tus cultivos desde el sillón de tu casa, un símil de futuro que está revolucionando ya el presente del mundo de la agricultura. En este enlace publicado este jueves te mostramos tres titanes de la maquinaria agrícola que son, quizá, los tractores autónomos más completo del planeta.

¿Y tú? ¿Qué piensas? ¿Crees que es positivo o negativo este tipo de maquinaria agrícola de nueva invención?

Punto de vista 1: los tres tractores autónomos que ya revolucionan la agricultura y con los puedes trabajar cientos de hectáreas desde tu sofá

tractor autonomo

¿Has pensado en estar trabajando tus cultivos desde el sillón de tu casa? Es lo que puede conseguir el tractor autónomo, un símil de futuro que está revolucionando ya el presente del mundo de la agricultura. A continuación te mostramos tres titanes de la maquinaria agrícola que son, quizá, los tractores autónomos más completo del planeta.

Punto de vista 2: ocho cosas que jamás hará un tractor autónomo y que sólo puede conseguir un agricultor

  • Honrar a tus mayores. No decimos que con un tractor autónomo no se honre a un antepasado que fue agricultor, pero la agricultura tradicional ayuda más a acordarse de las viejas costumbres y no perderlas.
  • Disfrutar de la naturaleza. Qué mejor que tu oficina sea el campo, la naturaleza, el medio ambiente, el aire, el poder respirar frescura cada día, el sol naciendo o recogiéndose en el amanecer y el anochecer, el disfrutar de la lluvia y de las inclemencias meteorológicas, disfrutar de un día de primavera o de otoño a la par que del frío invernal o del calor estival, sentir cada minuto y cada animal pasar delante de ti, poder disfrutar de la floración en todo su esplendor…
  • Controlar la madurez de los cultivos. Sólo un agricultor conoce los entresijos de los cultivos que está trabajando y cuál es el momento perfecto de su recogida. Sólo un agricultor que ha mamado esta profesión o que la ha estudiado en profundidad sabe cuándo recoger el trigo, la uva, las aceitunas, el maíz, un frutal…
  • Control específico de las plantaciones arbóreas. Especialmente en los cultivos arbóreos como olivas o viñas, controlar que todo está en orden, que los sarmientos están creciendo correctamente, poder entrar cerca de ellas para quitar las malas hierbas…
  • Controlar qué fitosanitario o abono específico necesita cada cultivo. Algo que las máquinas es difícil que detecten es el tipo de fitosanitario o abono específico que necesita cada uno de tus cultivos. Eso es lo que la mano humana sólo puede conseguir porque la experiencia así lo detecta, y un robot, por muy avanzada que esté su inteligencia artificial, será difícil que lo haga.
  • Control de enfermedades. Sí, la tecnología puede avanzar mucho e incluso podrá detectar enfermedades que tengan algunos cultivos, pero siempre con la supervisión humana.
  • Un ojo humano, aunque yerra, siempre es más óptimo. Seguro que conoces casos que en alguna ocasión te han contado de personas que se han perdido o incluso han tenido accidentes por seguir a un GPS. Eso es precisamente lo que pretendamos evitar con estas razones: que la tecnología y la robótica inunden tanto nuestras vidas que nos podamos equivocar en esta u otra forma de cultivar nuestros campos. Ese camino es peligroso, y por eso un ojo humano siempre será más necesario que un ojo tecnológico.
  • El sentido común, la clave de todo… y eso sólo lo tiene un humano. Con la agricultura tradicional podrás ahondar en los conocimientos técnicos que son fundamentales para tu día a día. Una máquina nunca te va a decir por qué debes o no debes cultivar en esta u otra época, tu sentido común sí.

J.M.J. - Redacción Todo de Campo

Somos un portal dedicado a la agricultura y a la maquinaria agrícola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *